Club de lectura Baobab: experiencias de lectura digital

Hace unas semanas, Alejandra Guarinos Viñals, coordinadora del club de lectura Baobab, hacía balance en este blog de los primeros meses de vida del club. Su reflexión se centraba en aspectos relacionados con la difusión y visibilidad de las culturas africanas, las enriquecedoras experiencias lectoras en común y cómo se está multiplicando, de momento en Albacete, el número de lectores que se acercan al continente a través de sus escritores. Hoy tomo el relevo para hacer un balance relacionado con la experiencia de la lectura digital en el club.

eBiblio Castilla-La Mancha: la plataforma de préstamo y lectura digitales

En la última sesión del club de lectura, el 25 de mayo, se leyeron dos relatos de Venance Konan donados por la asociación Umoya Albacete: El entierro de mi tío y En nombre del partido, publicados por 2709 books. Al tratarse de libros electrónicos, la donación se concretó mediante la firma de un acuerdo con la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de Castilla-La Mancha que gestiona la plataforma eBiblio en esa comunidad autónoma.

Desde el primer borrador del texto hasta la firma del acuerdo transcurrieron varios meses; no por falta de interés, sino por falta de experiencias previas en las que basarnos. Enviamos el primer borrador a la Consejería a finales de diciembre de 2015. En un par de semanas habíamos acordado el texto con el Servicio de Bibliotecas, Libro y Lectura de la Consejería, pero la validación final de los servicios jurídicos tomó más tiempo y nos obligó a retocar algunos epígrafes. A mediados de marzo el acuerdo estaba firmado por las partes.

Según me indicaron, hasta la fecha no se habían firmado acuerdos ni contratos con editoriales, lo que significaba que el catálogo de eBiblio Castilla-La Mancha se nutría, en ese momento, de los títulos adquiridos por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en las dos licitaciones de contenidos realizadas desde la puesta en marcha de eBiblio en 2014. La licitación de 2015 resultó en la adjudicación de los seis lotes de contenidos a Distribuidora Digital de Contenidos SA, más conocida por todos como Libranda(*). Según explica Manuel Gil en este estupendo artículo cuya lectura aconsejo, entre las dos licitaciones se ha contratado la vertiginosa cantidad de 2000 títulos frente a los 20 000 digitales que se producen anualmente en España. El número de títulos disponibles a finales de 2015 era un poco más alto: 4098, según el informe del Ministerio. Inevitable pensar, como también mantiene Manuel Gil, que esta oferta no puede garantizar una cierta bibliodiversidad.

Es decir, si tu catálogo no está en Libranda, tu catálogo no está en eBiblio. Y si quieres que tu catálogo esté disponible en la plataforma de préstamo digital por la que ha apostado el Ministerio para las bibliotecas públicas (y de la que no es propietaria, ojo: la tecnología también se licita, se contrata y es privada), entonces hay que trabajar como una hormiguita para intentar hacer llegar tus títulos a las Consejerías con competencias de las distintas comunidades autónomas.

De todas formas, me niego a tener una actitud pesimista. La relación de trabajo con el Servicio de Bibliotecas, Libro y Lectura de la Consejería de Castilla-La Mancha ha sido excelente, la voluntad de colaboración palpable y el interés por descubrir nuevas vías de colaboración con editoriales independientes real. Es cierto que, muchas veces, ni siquiera las bibliotecas saben dónde comprar libros digitales, pero creo nuestra experiencia puede servir para tratar de construir un catálogo más completo en toda la red eBiblio.

La experiencia de préstamo y lectura digitales

El Servicio de Bibliotecas de la Consejería cargó los relatos en la plataforma a principios de mayo, así que no puedo valorar la complejidad técnica de la plataforma, si la carga se hace en un entorno intuitivo o su rapidez.

Hubo una primera incidencia técnica en la previsualización activada que permitía leer los relatos completos, no solo el 10 % acordado. Como no se consiguió la previsualización del 10 %, se acordó desactivar esta opción.

eBiblio_2709books

Y llegó el momento de tomar en préstamo los libros para la última sesión del club de lectura. La plataforma permite la lectura en streaming y la descarga con DRM, y se optó por la segunda opción. Solo tres de los miembros del club de lectura Baobab tenían lectores propios, pero la descarga en sus dispositivos resultó complicada, por lo que al final todos optaron por tomar en préstamo el relato instalado en los dispositivos de la Biblioteca Pública del Estado (BPE) en Albacete. La carga en estos dispositivos, coordinada en una sesión especial por Alejandra, tampoco resultó fluida porque cada dispositivo era de una marca y modelo diferentes.

Intuyo que esta complejidad técnica en el momento de tomar el libro en préstamo no anima al lector a repetir la experiencia de lectura digital. Se añade el hecho de que todavía no hay una cultura generalizada de la lectura digital en España y, en este sentido, las bibliotecas públicas tienen una importante labor de fomento de las habilidades digitales y de lucha contra la exclusión digital.

Tanto eBiblio Castilla-La Mancha como la BPE organizaron sesiones de formación para trabajadores y usuarios cuando se lanzó eBiblio en 2014 y han preparado materiales de apoyo: es evidente, pues, el interés y la voluntad de ofrecer la mejor experiencia de préstamo y lectura digitales en el ámbito de las bibliotecas públicas. Pero estas medidas resultan insuficientes para acercar al lector, de una forma sencilla, a la lectura digital y convendría disponer de explicaciones más dinámicas en línea o impulsar talleres prácticos, algo difícil cuando se cuenta siempre con recursos limitados.

«Tengamos paciencia, trabajemos con inteligencia», nos dice Javier Valbuena en este artículo en el que reflexiona sobre la experiencia de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez en la investigación sobre la lectura digital en el ámbito bibliotecario. Nosotros la tendremos, somos perseverantes, y llamaremos a las puertas de las bibliotecas para presentar nuestra selección de literaturas africanas e intentar construir un catálogo digital más diverso y multicultural. Toc, toc, la bibliodiversidad africana llama a su puerta 😉

(*) Para curiosos empedernidos y trasteadores del Boletín Oficial del Estado, aquí encontraréis los anuncios de formalización de contratos para la adquisición de licencias de uso de libros electrónicos del año 2015: lote 1, lote 2, lote 3, lote 4, lote 5 y lote 6.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s