El libro de los secretos | Doomi Golo: un compromiso con las literaturas en lenguas africanas

No veo que la literatura africana tenga ningún futuro si pretende desarrollarse al margen de nuestras lenguas madre. Boubacar Boris Diop.

El próximo 27 de septiembre cumplimos cuatro años y lo celebramos reivindicando el lugar de las lenguas africanas en el panorama literario de la mano de Boubacar Boris Diop, uno de los grandes intelectuales vivos del continente. Os presentamos El libro de los secretos. Doomi Golo, la edición digital bilingüe español-wolof de una novela que el propio autor considera su mejor obra.

Boubacar Boris Diop: del francés al wolof

Boubacar Boris Diop, nacido en 1946, recibió educación francófona dentro de un plan colonial para educar a una élite urbana «evolucionada» —los évolués, según los franceses— en el que se prohibía el uso de las lenguas africanas. El resto de la población no accedió a la alfabetización, pero gracias a ella se mantuvieron las lenguas locales y la tradición oral.

El padre del autor era francófilo, pero su madre fue una gran contadora de cuentos y hablaba wolof. De esta manera, Diop tuvo acceso a ambas culturas y, por tanto, vivió el conflicto que enfrentaba las normas francesas (formales y artificiales/exógenas) y la cultura y lengua wolof (informales y ancladas en la realidad senegalesa). Este conflicto se refleja en algunos pasajes de El libro de los secretos. Doomi Golo y es uno de los temas abordados en esta novela compleja que tiene casi tantas capas de lectura como capítulos.

Te estoy hablando, Badou, de un tiempo en que solo unos cuantos privilegiados podían usar la calesa como medio de transporte. Iban encaramados sobre sus asientos y nosotros, el populacho, correteábamos tras los caballos y a sus costados, conformando sin darnos cuenta una escolta de honor a esos falsos blancos. Recuerdo perfectamente a mis evolucionados: comisionistas y contables, o sea, lo más granado de la negritud. Iban a la oficina con chaqueta, corbata y casco colonial. Algunos declamaban versos de Lamartine o de Victor Hugo desde su calesa, y los más tímidos o reservados leían Paris-Dakar, el único diario de la época.
Yo era obrero en Air Liquide, esa fábrica de gas ubicada cerca de Kayes-Findiw. Creo que si milité en el Partido Africano por la Independencia, fue por desprecio hacia esos fulanos altaneros y orgullosos de ser esclavos. (El libro de los secretos. Doomi Golo. Boubacar Boris Diop).

Sin embargo, lo que llevó al autor a escribir su primera novela en wolof no fue su experiencia senegalesa, sino su participación a finales de los años 90 en el proyecto Écrire par devoir de mémoire para la recuperación de la memoria mediante la escritura en Ruanda. Como narra en «Écris et… tais-toi», de su ensayo L’Afrique au-delà du miroir (Éditions Philippe Rey, 2007), el francés no le supuso ningún problema durante sus veinte primeros años como escritor, lo consideró siempre como una «solución aceptable» y no tuvo la impresión de alejarse de sus raíces africanas con esta actitud. Fue tras su paso por Ruanda cuando tomó conciencia «de la dimensión lingüística del apoyo de Francia a los organizadores del genocidio. Se trataba de defender el bastión francófono del ataque de los rebeldes que venían de una Uganda anglófona».

El autor se embarca entonces en la escritura de su primera obra en wolof, Doomi Golo, que fue publicada en 2003 por Éditions Papyrus de Dakar. Sin abandonar el francés, apunta desde entonces la necesidad de que los autores africanos escriban, también, en lenguas africanas. En el ensayo citado, reconoce la suerte de haber podido utilizar el wolof y entiende que otros autores no hayan podido escribir en sus lenguas maternas por no estar codificadas. El wolof, sin embargo, lo está desde el siglo XIX (primero en caracteres árabes y más tarde latinos). Profundiza su mirada sobre la literatura africana y la circunscribe a un espacio temporal más amplio: «Puede que la literatura africana de expresión francesa no sea más que un breve periodo de transición en una trayectoria histórica más compleja», escribe en Écris et… tais-toi. También aborda la cuestión en la entrevista que concedió a Pere Ortín para Altaïr Magazine: «No veo que la literatura africana tenga ningún futuro si pretende desarrollarse al margen de nuestras lenguas madre. Es hacia aquí donde poco a poco vamos tendiendo desde hace algunos años, un trayecto lento pero seguro. Esta nueva dinámica, compleja y en ocasiones dolorosa, permitirá en breve entender que nuestros textos actuales en inglés y francés no son más que, en palabras de Cheikh Anta Diop, una simple literatura de transición».

Más allá de la reivindicación cultural, social y política que hay detrás de este acto, la escritura en lengua propia le procura unas sensaciones que no había experimentado hasta entonces: «Creo que el wolof me permite comprender mejor el universo: tener los pies en la tierra para tener la cabeza en las nubes y poder soñar. Decidí cambiar al wolof para poder merecerme también el respeto de los demás. Se trata de incluir en el ámbito del saber y de la creación literaria a la inmensa mayoría de nuestro pueblo. Solo el wolof me permite expresar en profundidad determinadas emociones» («Boubacar Boris Diop, el escritor de los mil colores». Pere Ortín. Altaïr Magazine).

Del wolof al español, pasando por el francés: nuestra edición bilingüe

Sin embargo, su público era incapaz de leer wolof y, al poco tiempo, académicos y lectores le pidieron la traducción del libro al francés. En 2009 se publicó Les petits de la guenon, una adaptación francesa de la novela que algunos estudiosos consideraron «demasiado libre». El libro de los secretos es la traducción al español de la versión francesa, realizada por Wenceslao-Carlos Lozano en 2015 y publicada inicialmente en España por Editorial Almuzara.

Nuestra edición bilingüe presenta la novela original en wolof (segunda edición publicada en 2012 por Éditions Papyrus) y la traducción al español de Wenceslao-Carlos Lozano (2015). Tratamos de cubrir así dos vacíos editoriales ya que, hasta la fecha, ninguno de los dos textos se había explotado en formato digital. También hacemos nuestro el deseo del escritor de ver su obra original difundida a escala mundial a través de Internet y, por tanto, disponible para la diáspora senegalesa y los académicos de universidades europeas y, sobre todo, estadounidenses. Como manifestaba Diop en esta entrevista a Jeune Afrique, «ha llegado la hora de la alfabetización de las élites francófonas senegalesas». Además, esperamos que la publicación digital de la novela en español reactive su lectura, sea cual sea el formato elegido por el lector.

Libro electrónico bilingüe

Nuestra idea inicial era trabajar los textos español y wolof con una disposición sinóptica o en paralelo que permitiese una visualización simultánea de ambas lenguas: una novedad técnica respecto a todos nuestros libros anteriores. Este tratamiento nos permitía abordar el aprendizaje de las lenguas mediante la lectura: del wolof entre los lectores españoles y del español entre los lectores de lengua wolof. Sin embargo, la versión francesa escrita por el propio autor, de la que deriva la traducción al español, es una adaptación libre y difiere sustancialmente del original wolof, algo que limita el aprendizaje o su consolidación mediante una lectura comparada de la novela. Así pues, hemos optado por una organización más clásica en la que presentamos primero la novela en español, con un glosario de términos (nuestro habitual «Breve vocabulario para entender mejor la historia»), y a continuación la novela en wolof. La navegación entre ambas partes del libro está asegurada a través del índice que incluye el libro electrónico y del reconocimiento del toc.ncx que hacen las distintas aplicaciones de lectura digital.

Infancia e historia literaria

Cuenta Diop que su cambio de rumbo lingüístico con Doomi Golo sorprendió a alguno de sus amigos, en los que observó reacciones que iban desde la inquietud, hasta la hostilidad manifiesta o incluso la decepción. Esto le permitió descubrir que muy pocas personas pensaban que las lenguas africanas tenían capacidad para expresar de manera adecuada el universo interior. Y sin embargo, confiesa en L’Afrique au-delà du miroir, «nunca mi infancia ha estado representada de forma más natural en mi ficción». Un aire de infancia que recuperamos en la cubierta elegida por el autor, entre varias propuestas presentadas, precisamente por la capacidad de evocar esa atmósfera de su niñez y el ejercicio de memoria que hace Nguirane, personaje principal de la novela.

«Cuando escribo en wolof tengo sobre todo la sensación de ocupar mi lugar en una historia literaria que se está construyendo», confiesa el autor. Desde este pequeño espacio que es 2709 books, con humildad y tozudez, esperamos contribuir con esta publicación a la construcción de esa historia literaria en lenguas africanas.

A partir del 27 de septiembre, El libro de los secretos. Doomi Golo estará disponible en nuestra web, en Lektu y en las principales librerías digitales. Como siempre para las compras en nuestra web, tenéis la posibilidad de personalizar vuestro ejemplar y de regalarlo.

Feliz lectura y larga vida a las letras africanas, también en lenguas africanas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s