Cuarta temporada del club de lectura Baobab

Autora invitada: Alejandra Guarinos Viñals (*)

«¿Pero todavía sigues con el club de literatura africana?», me preguntan muchos conocidos sorprendidos quizá por el hecho de que año tras año, y van cuatro, un club de lectura dedicado en exclusiva a las literaturas africanas siga vivo. «¡Claro que sí!», contesto encantada. ¿La razón de su éxito? Muy sencillo, existe un buen número de lectores interesados en descubrirlas. Baobab es ya un club consolidado en la Biblioteca Pública del Estado en Albacete y su tirón es incontestable. Aquí África y sus escritores ya tienen su sitio, el lugar que se merecen en la Literatura con mayúsculas.

Desconozco las cifras oficiales, pero tengo la sensación de que los libros publicados en España de escritores africanos o afrodescendientes van en aumento (eso no quita para que sigamos a años luz con respecto a otros países occidentales). Ahora les toca a las librerías situarlos en lugares visibles para el público. Porque si algo me ha quedado claro tras cuatro años de coordinar Baobab es que la narrativa africana gusta… y mucho. Pero para comprarla es necesario verla. Me consta que los participantes de Baobab regalan a sus amistades muchos de los libros ya leídos en el club. Para ellos, estas narrativas son todo un hallazgo porque resultan frescas, originales y atractivas. Gracias a los escritores africanos se han confrontado a otra visión del continente y a otra manera de entender el mundo, muy alejada de la nuestra en muchos aspectos.

En esta cuarta temporada recorrimos África casi de punta a punta, una forma efectiva de resaltar los contrastes entre sus países, un hecho que siempre recalco. Arrancamos con la escritora más mediática de las letras negras en la actualidad, Chimamanda Ngozi Adichie. Algo alrededor de tu cuello se compone de once relatos sobre  mujeres nigerianas que nos desvelan sus luchas, anhelos y frustraciones. Desde Nigeria atravesamos el golfo de Guinea para recalar en Angola. Un magnífico representante de sus letras, José Eduardo Agualusa, nos transportó por medio de su novela Teoría general del olvido a los días previos a la independencia de su país y su guerra civil posterior. Una terrible y conmovedora historia sobre el aislamiento y la soledad que provoca el miedo a lo desconocido. Después viajamos al norte de África con la obra Lo que el día debe a la noche. Argelia —sus días bajo la colonización francesa y su posterior guerra por la independencia— es el escenario escogido por uno de sus escritores más famosos, Yasmina Khadra. Al sur fuimos de la mano del mozambiqueño Mia Couto. Tierra sonámbula presenta la devastación sufrida por Mozambique tras años de guerra, una trágica realidad que convive con el sueño y la esperanza de alcanzar la paz y la libertad. Nuestra siguiente parada fue en Etiopía, uno de los países más singulares del continente. Hijos del ancho mundo, cuyo autor Abraham Verghese nació en Addis Abeba, nos trasladó al día a día de un hospital de esa capital para sumergirnos en las vivencias de sus médicos y ayudantes durante un momento crucial de la historia del país: el fin de la era imperial y la llegada al poder de un régimen militar comunista que sembró el terror durante años. Desde allí, cruzamos el continente para fondear en Costa de Marfil donde vio la luz uno de los escritores más comprometidos de su época, Ahmadou Kourouma. Vivió en distintos países africanos durante el período de las posindependencias y sufrió en carne propia las dictaduras de sus gobernantes. Su libro, Esperando el voto de las fieras, es una crítica mordaz, sin ambages, a la falta de escrúpulos de estos dirigentes. Terminó exiliado en Francia. Y finalizamos nuestro recorrido con una representante de la nueva hornada de escritores afrodescendientes, Taiye Selasie. En su única novela publicada hasta la fecha, Lejos de Ghana, Selasie teje una interesante y original trama sobre una familia rota cuyos miembros deambulan entre Ghana, Nigeria y Estados Unidos.

Durante las cuatro temporadas en Baobab hemos leído más de 26 títulos y sabemos mucho más de África, de sus gentes y sus circunstancias que hace cuatro años. En estos momentos en los que Europa está dando la espalda a quienes vienen desde el sur en busca de un futuro mejor, sería conveniente conocer las razones que llevan a miles de africanos a arriesgar su vida para llegar hasta aquí. La literatura nos ofrece esa oportunidad, es una forma accesible, sencilla y entretenida de acercarnos a nuestros vecinos y conocer su envidiable fortaleza para enfrentarse a las adversidades y su infinita alegría de vivir. La riqueza de África no solo radica en sus materias primas, su riqueza cultural es infinitamente mayor, tan variada como los miles de pueblos que la componen. Y para comprobarlo tan solo hay que coger un libro y descubrirlo. En Baobab lo sabemos bien.

(*) Alejandra Guarinos Viñals es la traductora al español de la obra de Venance Konan y de la novela Amanecía, de la escritora marfileña Fatou Keïta, y de la antología de ciencia ficción  Afrofuturo(s). Desde 2016 coordina el club de lectura de literatura africana Baobab en la Biblioteca Pública del Estado en Albacete.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s